contáctenos

Árabe

عربي

       Nabil Khalil PhD Sitio Web - Versión en Español

 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 Palestina en Latinoamérica.

 
 
 
 
PALESTINA EN LATINOAMÉRICA
  Nabil Khalil Khalil

(Publicado en la revista del Centro de Estudios de Asia,  África y América Latina CEAAMO. Cuba 1989)

*********

ÍNDICE                                                                                               Pág.    

 LA OPINIÓN PÚBLICA DE AMÉRICA LATINA
 Y LA INFLUENCIA SIONISTA.................................................................5
 PALESTINA EN AMÉRICA LATINA........................................................34
 LAS NACIONES UNIDAS Y LA REBELIÓN DE GHAZA Y CISJORDANIA
 EN EL CONTINENTE SUR.....................................................................49
 REFLEXIONES Y PERSPECTIVAS........................................................63
 NOTAS BIBLIOGRAFÍAS.......................................................................68

 LA OPINIÓN PÚBLICA DE AMÉRICA LATINA.

Y

LA INFLUENCIA SIONISTA.

 Los actuales momentos - en que la humanidad comienza a vivir una lucha candente entre las fuerzas progresistas y la reaccionaria en  todo el planeta - esos momentos de  lucha  política – social - económica - ideológica  y  cultural que demandan la amistad y  la solidaridad  entre  los pueblos que luchan por objetivos  afine como las actuales circunstancias que vive el mundo Árabe  y  los países de América Latina- nos exigen conocer los  pro y los contra de estas relaciones y nos ponen ante la imprescindible tarea  de dilucidar el lugar que ocupa el sionismo como factor importante que  influye  negativamente  en el avance y  desarrollo  de  esas relaciones para con la opinión pública en  esta  parte  del continente.

 La mayor parte del millón y medio de habitantes judíos que viven en América  Latina - son  descendientes  de  la  emigración  que llegaron   a Argentina – Brasil - Uruguay y Chile entre  otros a finales  del siglo pasado y principios de éste.   El  grupo fundamental  de esos emigrantes  llegaron de  Rusia – Ukrania – la zona del Bártico - Polonia y Hungária.

 En su asentamiento participaron fondos monetarios creados por los Capitalistas judíos que trabajaron desde el primer momento  para Aislarlos dentro de pequeñas sociedades con pretextos de carácter religioso que ayudaron en la formación y la propagación del nuevo Gueto  judío que a pesar de la generosidad latinoamericana que en ningún  momento  discriminó por razones  religiosas los líderes sionistas insistieron  en  la  práctica  de  formar sociedades exclusivamente judías que aíslan  este  grupo  y  evitan   su integración a la sociedad donde nació - creció y tomó como patria.

 Las primeras organizaciones sionistas de América Latina surgieron a  finales del siglo pasado y principios de este.  Los  Amantes  de Sion  fue  la primera sociedad sionista que se creó  en  1897  en Argentina - paralelamente con la celebración en la ciudad PAL del Primer  Congreso Sionista.  En Chile las  primeras  organizaciones sionistas  datan de 1910 - en Brasil desde 1913,  en Argentina donde radica  la  mayor parte de la comunidad judía - en 1913 se  logró unificar  todas  las  sociedades  sionistas  en una.(1)

 El  Primer  Congreso Sionista en América Latina fue  celebrado  en Monte  Hebreo  en  1949 dando lugar a  la  Confederación  General Sionista Latinoamericana.(2)   

 En  1948  las  sociedades  sionistas  latinoamericanas  enviaron  500 voluntarios  de los  ciudadanos  judíos latinoamericanos confundidos por el sionismo para combatir en la guerra contra los  árabes  y expulsar los palestinos  de s territorio con el fin de crear  el llamado  Estado Judío sobre las  ruinas  del milenario hogar  nacional del pueblo palestino.

Los  años  posteriores  dejaron cifras  no determinadas  de emigrantes judíos  hacia Palestina - pero desde mediados  de 1961 hasta  1965 la emigración  judía-latinoamericana  hacia Israel llegó  a 13  mil personas. Sin embargo las  cifras  de 1961 aseguraron que en Israel hay  25 mil ciudadanos  de origen latinoamericano lo que significa menos  del 1% del total de la población - (3) según  los  mismos judíos  latinoamericanos  que han intentado establecerse en Israel - este  hecho  se  debe a que ahí  son  tratados  como  argentinos -chilenos  o venezolanos  y no como israelíes,  o sea tropiezan con la verdad de la discriminación racial practicada en Israel  hasta entre  los  mismos  judíos - muchos  de los  cuales   han  dicho  en retorno a su patria natal; "Sé de todas  formas  soy argentino pues mejor  vivir  en Argentina".

 Pero  bien  partiendo  de que la historia del sionismo desde  su aparición  a  finales del siglo pasado hasta nuestros  días está unida  a  la  historia del imperialismo  como  sistema  político-económico-social.  Determinamos el  lugar que ocupó y  ocupa  la burguesía judía-sionista en la economía capitalista mundial y  en la vida económica de cada uno de los países capitalistas.

 En Europa según el especialista soviético V.  Bolshakov es con el  grupo de  Rothschild  con quien  se asocia toda  la  historia del sionismo.  En los Estados Unidos es con el grupo bancario de Lazar BROS.  compuesto por cinco firmas bancarias de Wall Street:

Limer  Brother; Kuhn-Leab Co;  Karl M.Leab;  Roods and  Company. Estas  firmas forman la base  de los dos  grupos monopolistas sionistas más considerables; el grupo de Limer y el grupo de Leab BROS,  Man Beach.(4) Por supuesto esta serie de monopolios financieros e  industriales tienen sus ramificaciones en diferentes países de Asia, África y América Latina.

 Con  respecto  a  este último continente podemos decir que  los monopolios prosionistas obtuvieron, entre 1965 y 1969, un promedio  de ganancias tres veces y medio mayor que las nuevas inversiones  norteamericanas en la región.  De estos monopolios se conocen  el Chase Maniatan,  Standard Oil ; Indiana -una de las diez petrolíficas más grandes del mundo;  además de las familias Morgan,  Lazar,  Liman,  Kuhn-Leab, Stelman y otros como Shtraus, Rosinfald, etc.(5)

 Al  capital financiero sionista pertenece una considerable  parte de la banca en Brasil, México, Argentina,  Colombia y Venezuela entre  otros países.  Las familias de Lazar, Liman  y  Stilmal, trabajan  de  forma encubierta a través de  grandes bancos como Chase-Manhatan Bank y National City Bank - New York.(6)

 Un  ejemplo  de los sionistas que se han enriquecido a costa  del continente sur es Jacobo Blaustain, hombre de mucha influencia en la  Standard  Oil  Indiana  y  otras compañías petroleras  que desempeñan un papel importante en la economía latinoamericana, se puede decir que toda su riqueza fue acumulada por las fuentes naturales del continente.(7)

 Otro  ejemplo,  lo  vemos en la familia de Hohenhaí que en  poco tiempo  multiplicó su riqueza en las zonas de Monte Rita y  Aguas Calientes de México y pasaron a apoderarse de minas de  cobre  y otros metales en Chile y Bolivia.(8)

 La  familia  Lazar radica en  los Estados Unidos,  Inglaterra, Francia donde forma parte de la estructura bancaria y el complejo industrial que llegó a ser hasta la década del setenta de 11  mil millones de dólares. Esta familia participa en la administración de  Chase Manhattan Bank,  General Electric y otros monopolios de la misma importancia.(9)

 La   familia  Clabin   en  Brasil  es propietaria   de   centros metalúrgicos,  de  madera  y talleres de producción de  plásticos además de tierras que según cálculos de la década  del  setenta, superan  el doble del volumen geográfico de todo el territorio de Israel.(10)

 Esta familia,  según varias Fuentes organizó en Brasil,  colonias al estilo de los kiputz en los territorios ocupados de  Palestina para  preparar la  juventud  judía militarmente  y  enviarla  al ejército brasileño.  La familia Rosendol, en Bolivia, dueña de la compañía  Automotriz de Bolivia abastecía de medios técnicos al ejército boliviano en la década del setenta.(11)

 Esta  realidad  puede  llamar la atención  hacia  la  causa  del enriquecimiento  rápido  del capital sionista en  el  continente durante  las dictaduras militares,  lo  que  exige  un  estudio científico  detallado sobre el rol antipopular que el  movimiento sionista  ha  desempeñado durante este periodo y el  peligro  que puede  significar para el avance del proceso democrático  actual en que vive la región.

 Según observadores en la materia,  parte de la burguesía judía en América  Latina  está interesada en la liberación del  continente del  dominio  de los monopolios imperialistas y  extranjeros que impiden  el desarrollo del capitalismo nacional,  pero  a su  vez teme  el avance del movimiento antiimperialista que puede  amenazar el sistema capitalista en sé dentro del continente.

 Los estudios actuales del capital judío en el Centro y el Sur de América  afirman que en su gran mayoría,  éste realiza la función de  intermediario  que ata su destino y su enriquecimiento  a  la banca y a las compañías extranjeras, por lo que nos encontramos ante  otra  interrogativa que exige una investigación  sobre  el lugar que  ocupa el capital sionista en el problema candente  de América Latina; la deuda externa.

 Pero,  en todo caso,  lo que sí se conoce por ahora es que  estos monopolios permiten a los sionistas la penetración en todas las esferas de  la vida económico-social,  política y  cultural  del continente,  con  lo  cual llevan a cabo sus prácticas agresivas contra la soberanía de las naciones latinoamericanas.

 Tal  línea  de  trabajo  integra la  orientación  general  de  la política  imperialista  en  América  Latina  y  tiene   objetivos determinados en  la esfera propagandística para con  la  opinión pública  regional.  Esta  línea  va dirigida a  tres direcciones fundamentales;  la  lucha contra el avance revolucionario  en  la región, el antiarabismo y el anticomunismo.

 En  sus labores dirigidas a estas tres direcciones los sionistas lanzan campañas sistemáticas a través de las cuales:

 1. Tratan de alentar en América Latina, la emigración judía hacia Palestina.

 2. Explican  a  través de los medios masivos de prensa las "relaciones  históricas  y  religiosas"  que   "atan"  los  judíos a Palestina.

 3. Recuerdan  los sufrimientos de los judíos durante el nazi fascismo y los anteriores regimenes europeos que discriminaban a los que profesaban esta religión.

 4. Exageran   el  papel   de  los  judíos y  sionistas  en  la guerra  de  los  aliados contra la ocupación  fascista  de  Europa durante  la segunda guerra mundial en defensa de la libertad y la "civilización democrática occidental".

 5. Llaman a las instituciones de masas y estatales a  apoyar "el derecho"  de Israel a expandir su territorio sobre el suelo árabe de Palestina.

 6. Recuerdan,  de vez en cuando, que los hebreos constituyen  una realidad extraordinaria dentro del campo de la investigación,  de la  cultura,  las  ciencias y el artes  difunden listas con  los nombres de los intelectuales de origen judío,  a los efectos de enfrentarloَ a los de cada nación, con lo que alientan el sentido de  la  superioridad  de los judíos sobre todos los hombres  del mundo.

 7. Justifican  los envíos de armas desde Israel al  régimen  de  El   Salvador a los contrarrevolucionarios  somocistas,  sus estrechos vínculos con los fascistas en Chile,  la  dictadura  de Paraguay  y  otros con los mismos  pretextos de  combatir el antisemitismo  de los Sandinistas y la  expansión  del  peligro comunista.

 8. Tratan de separar a los judíos de los procesos sociales en sus respectivos países y ponerlos al servicio de los intereses imperialistas y la reacción local.  Tal es el caso del llamado que se hizo a la comunidad judía en  Argentina durante  los acontecimientos de  las Malvinas: "ni  un  solo  israelí  debe combatir en las Malvinas, pues ella no es nuestra".(12)

 9. Hacen  creer que las relaciones entre Israel y los países de América Latina   se basan  en la amistad  y   cooperación  entre pequeñas naciones con beneficios para ambos,  sobre todo para los países de  América  Latina que aprovechan  las  experiencias de Israel;  tratando siempre de encubrir la labor obstaculizadora de los procesos sociales de esos países siempre al servicio  de  la cúpula reaccionaria.

 La  realización  de estos objetivos implica que  el  sionismo  se aproveche  del  actual orden de información y de  la  dependencia informativa  de  muchos países subdesarrollados con  respecto  al pulpo  informativo  de las agencias occidentales de  prensa:  AP, Reuter, etc.

 Debido al lugar económico que ocupa en América Latina, el sionismo aprovecha también el proceso de concentración y centralización de  los  monopolios en los medios de comunicación  y  el  dominio directo e indirecto de sus capitales sobre esos medios.

 Pero además, podemos observar que el sionismo realiza sus labores en  la  esfera de la propaganda para trabajar la opinión  pública del  continente  a través de formas fundamentales  de  control  y penetración  directa o indirecta;  según el poder económico sobre los  medios  de difusión,  según el nivel de colaboración  en  la esfera  cultural con las instituciones nacionales de educación  y cultura,  según el poder publicitario, según la influencia de los acuerdos  militares y según el nivel de las relaciones  oficiales establecidas a nivel de estados.

 A parte  de  su penetración a través  de los consorcios   de  la industria cultural del Occidente,  el poder económico  financiero sobre los medios de información puede ser considerado como uno de los  principales  fenómenos que marcan el control sionista en  la esfera de la propaganda. Un ejemplo lo constituye Argentina donde se  edita la publicación Crónicas y de la cual se distribuyen  69 mil copias a la mayoría de los centros culturales del  continente.

 Además ahí se elaboran artículos,  reportajes y diferentes trabajos para la prensa local,  se distribuye la serie "Israel de Hoy" en  español y se edita una publicación sobre los  acontecimientos en  Israel,  dirigida  en particular a la prensa escrita y a  las estaciones audiovisuales.(13)

 Las actividades de la propaganda sionista en Argentina se proyec­tan  sobre todos los sectores  de la  opinión pública   y   capas sociales  y  cuentan  para ello con grandes  inversiones  judías-sionistas en los medios de difusión masiva;  la prensa, la radio, la televisión,  editoriales, empresas artísticas y gravita  sobre las  trasnacionales  y  particularmente  sobre   los   monopolios norteamericanos  en  los  que el capital sionista  tiene  directa participación.  HASTA SE PUEDE DECIR QUE TODA LA PRENSA COMERCIAL DEL PAÍS ES PROSIONISTA.(14)

 Las  actividades de la propaganda sionista cuentan además con  el mercado  que la  burguesía judía-sionista constituye   para   las empresas culturales; artes plásticas,  cine, teatro, escritores, etc.…; lo  que le sirve como  medio de presión   sobre   diferentes  sectores de la intelectualidad nacional.

 Cuenta el sionismo en Argentina, también, con cuatro periódicos y dos  revistas dirigidas  solamente  a  la  comunidad  judía;   Dé Presse,  en idioma idiesh,  Nueva Presencia y Mundo  Israelí,  en idiesh  y  español (periódicos),  La Luz,  revista  quincenal  en español y Plural, revista mensual, que se distribuye gratuitamente a  22 mil personas.(15)

 Sin  embargo a pesar de estos incalculables medios el sionismo no ha podido capitalizar ni siquiera la mitad de la comunidad judía-Argentina.  Esto quedó demostrado con la participación heroica de muchos  judíos  argentinos contra la  presencia  colonial  anglo-yanquis.

 Por su parte la colectividad judía progresista,  inmensa  mayoría de  esta  comunidad,  enucleada en la Federación de  Instituciones Culturales Judías (I.C.J.F.) con un prestigioso órgano de  expre­sión,  la  revista Tiempo,  censuró severamente la feroz agresión sionista-imperialista contra la resistencia palestina en el Líbano,  y se integró a las expresiones de repudio que se desarrollaron  en Argentina.  Esto pudo ser gracias a la  conciencia  judía antisionista y a los esfuerzos de las organizaciones revolucionarias  argentinas  dedicados a incorporar a los  judíos totalmente  al  proceso social del país y  no  dejarlos  hundirse confundidos por los planes del sionismo.

 Estas  mismas  organizaciones  de  carácter  progresista  se  ven obligadas  a  profundizar en el análisis de  las  investigaciones sobre las diferentes esferas de la vida económica de sus  países, el  control directo que ejercen sobre los medios de  información. Sus líneas de trabajo y las tareas que impone esta realidad a las fuerzas  progresistas  nacionales para estrechar sus vínculos  de amistad y solidaridad con los demás pueblos.

 Así pues, vemos en el ejemplo de Argentina la penetración sionista  en  los  niveles de propiedad de  las  empresas  productoras, periódicos,   revistas,   casas,  editoras,  en  los  niveles  de distribución y la comercialización, todo hábilmente combinado.

 A esta combinación acude el sionismo para lograr sus objetivos de penetración en los medios de comunicación y la opinión pública de los diferentes países latinoamericanos buscando sus formas en las condiciones existentes en cada uno de esos países.

 En  el caso de Venezuela,  el sionismo ha ocupado los  medios  de comunicaciones,  y  casé todo lo que incide en la orientación del pueblo venezolano sufre la fiscalización tendenciosa del  sionis­mo,  de  manera que son contados los partidos de este país que se atreven  a  expresar,  con  fuerza,  solidaridad  con  el  pueblo palestino.(16)

 Sin embargo, un método predominante de la penetración sionista de Israel en este país es a través de los contratos,  colaboraciones y acuerdos realizados con los ministerios,  centros pedagógicos y universidades nacionales.

 En  1981,  el estado de Israel sostuvo contactos de asistencia  y colaboración con todas las universidades nacionales. Pocos se han interrogado  sobre  la naturaleza de tales acuerdos  y  sobre  su conveniencia o no para el pueblo.  Escuela de agronomía, de medi­cina,  de letras,  etc.… tienen acuerdos que no se justifican desde ningún  punto económico o científico.  Son acuerdos políticos con fines políticos.

 Pero, además, en la dirección de organismos universitarios se han colocado  personas de confianza sionista.  No se trata de  cargos ocupados  por judíos o ciudadanos de este origen,  sino de  altas posiciones  ocupadas por personas que participan abiertamente  en campañas,  festivales, foros y reuniones de marcada política prosionista;  dos  directores del Ministerio de Educación  Nacional, participaron en 1981 en actividades políticas prosionistas» Sofía Imber, directora  del  Museo de Arte Moderno,  practica  también abiertamente la política sionista.(17)

 Estas personas reciben cuatro o cinco veces al año en los centros culturales  y  universitarios a agentes políticos  culturales  de Israel los cuales dictan foros,  conferencias, mesas redondas que tratan sobre los últimos acontecimientos tanto de América  Latina como  del Medio Oriente.  A ello se suma los congresillos y  reu­niones que celebran las filiales sionistas en Venezuela, para los cuales  disponen del personal local y otros medios materiales  de las   universidades,  así  como  s prestigio y  aval   político-moral.(18)

 Los  sionistas  han acudido al valor instrumental  que  asume  el control del aparato publicitario para llevar a cabo sus planes.

   Ahora  bien,  aunque estamos seguros de que el poderío financiero de  la burguesía judía sionista de Venezuela es capaz de  imponer silencio  alrededor  de cualquier   acontecimiento,  no   tenemos  elementos  de juicio lo suficientemente preciso al respecto.  Por ello,  ejemplificaremos  el  control de los sionistas  sobre  los medios de información a través de un hecho ocurrido en Perú.

   César  Hildebrandt,  periodista  peruano de  tendencia  moderada, inauguró en el Canal Cuatro de la televisión peruana, el programa "Testimonio" dedicado a temas de actualidad política nacional  o internacional.  El  programa  alcanzó gran popularidad y  fue  de hecho  el  primero de la televisión en que el autor ofreciera  su propia visión de los sucesos políticos.

   Por qué dejó de existir "Testimonio ?"

 Fue particularmente fuerte la presión ejercida sobre César Hildebrandt.  Los sionistas le exigían a través de diferentes  formas, suprimir la edición.  Lo insultaban y lo amenazaban.  "Lo que les disgustaba a los sionistas, según Hildebrandt, era que alguien les recordaba que en la masacre de niños, mujeres y ancianos palestinos en Tal El Zaatar,  estuvo presente la mano de Israel.  Lo que le disgustaba es que alguien les recuerde que quien arma,  finan­cia y alienta a los falangistas libaneses es Israel.(19)

 Hildebrandtt  resultó hueso duro para los sionistas.  Entonces  el chantaje  y  las presiones financieras se desplazaron  a  Nicamor González y Mauricio Arlullí,  propietarios del Canal Cuatro,  en términos  definitivos;   se suspende "Testimonio" o  la  colonia judía en Lima retira la publicidad..

 Se  sabrá  el  contenido de esta amenaza sólo al conocer  que  la colonia judía en Lima,  aunque no pasa de cinco mil personas,  es la  que  se encarga del 80 % de los anuncios  comerciales  de  la prensa  capitalina.  El  papel  decisivo de la publicidad  en  el control  sobre los medios de información del Perú,  no  significó sólo que "Testimonio" dejará de existir sino que salga a comentar el  "Caso  de Hildebrandt" en  un  programa  televisivo, Eduard Bigio,   presidente  del  Comité  de  Relaciones  Humanas  de  la comunidad judía en el Perú,  quien trató de hacer pasar gato  por  liebre   y viceversa,  sostuvo que Israel es "el único ejemplo en el mundo de la verdadera democracia que ahí reina "el socialismo con cara humana", y calificó a la organización de Naciones Unidas de "dictadura de los árabes y del comunismo internacional".(20)

 No  cabe  la menor duda de que una de las bases  del  sistema  de dominación  sobre los medios de información radica en las asociaciones  de anunciantes y las empresas de publicidad,  como  hemos visto  en el ejemplo anterior.  Sin embargo,  no debe  concebirse esta  dominación  cultural,  alejada de su relación dentro de  la existencia  técnico-militar que brinda el estado sionista de  Is­rael a las dictaduras militares de América Latina.

 La asesoría militar directa y los equipos militares  especializados para la contrainsurgencia que reciben los regímenes militares de  El Salvador,  Guatemala,  Honduras,  Paraguay entre otros del estado sionista,  hace también posible la vinculación de todo  el aparato   estatal  de  propaganda  -el  único  permitido- con  la campañas anticomunistas,  antiárabes y las gestiones sionistas se dedican  a asegurar la opinión pública una corriente favorable  a la dictadura y sus sostenedores,  el imperialismo y el  sionismo, pero  sin dejar de indicar un espacio a sus sistemáticos  ataques contra los derechos inalienables del pueblo palestino y contra su único y legítimo representante; la OLP.

 América Latina al igual que otras zonas del mundo fue víctima  de la  intervención israelí-sionista,  acción que se ha  fortalecido con el arribo de Ronald Reagan al poder en Estados Unidos.

 El  origen  de esta intervención sionista data desde antes de  la fundación del estado israelí en 1948, cuando comenzó la dirección sionista  a colaborar con el dictador  Anastasio  Somoza,  padre, éste  ayudó  en la falsificación de documentos para facilitar  la emigración  judía hacia Palestina y la compra de armas  para  las agrupaciones  militares sionistas que luego formaron el  ejército israelí:   esta  ayuda  de  Somoza  fue  recompensada  con  pagos depositados en sus cuentas bancarias en Suiza.(21)

 En 1978 treinta años después Israel abasteció a Somoza, hijo, con grandes  cantidades de armamento moderno,  a raíz de la  aparente ruptura  de apoyo  militar norteamericano.  Desde 1975 hasta 1971 cuando  triunfó la revolución sandinista,  Israel abasteció a  la dictadura nicaragüense con el 98% de su armamento utilizado en la violencia antipopular.(22)

 La  producción de armamentos en Israel que consume el 14%  de  la energía laboral e industrial en el país lo transforma en el único país del mundo que produce una ametralladora para cada ciudadano: sé  en los años 70  Israel se consideraba entre los diez primeros países exportadores de armamentos,  a partir de 1980 se considera uno  de  los primeros cinco ya que pudo exportar material  bélico con valor de 4510 millones de dólares lo que se considera  como el 40% de sus exportaciones a pesar de haber perdido dos grandes clientes  que son Nicaragua e Irán.

 Estas  ventas  se realizan a países que Estados Unidos  no  puede abastecer públicamente, transformando a Israel en el mayor exportador  de armas a los países de América Central con una  ganancia que llega a 750 millones de dólares anualmente.

 Los medios de información con la influencia sionista en la región destacan  una   parte de  las relaciones  entre   los   gobiernos  latinoamericanos  e Israel  mientras censuran la otra.  La  parte destacada   es  aquella relacionada con los programas "especiales de apoyo" según los cuales se construyen escuelas, carreteras, se entregan  materiales  de ayuda agrícola y se construyen  instalaciones  médicas,  entre otros con el fin de mejorar la imagen  de los gobiernos dictatoriales y amortiguar el odio del pueblo hacia las  dictaduras frenando de este modo el proceso  político-social de estos países.

 Eidy Koffman, uno de los consejeros de este programa, al determi­nar sus objetivos dijo;  "los que han formado la política israelí tomando en cuenta la importancia estratégica de los ejércitos  de América  Latina  consideraron   que esos programas  son   de  los instrumentos de mayor efectividad  para apoyar a estos  ejércitos en su  conflicto político  con las demás fuerzas locales".(23)

 Guatemala  es uno de los estados que reciben el programa de apoyo especializado,  y bajo la cobertura de una organización de federaciones   campesinas,   Israel  construyó  los  llamados   pueblos cooperativos   a  través  de  la   experiencia  de   las   aldeas estratégicas   construidas por los norteamericanos en  Viet  Nam» esto se realiza con el pretexto de facilitar la vida y el trabajo de  los  pobladores mientras se conoce que el objetivo  final  es separar la guerrilla de s base social.

 Desde 1981  hasta 1985 Israel vendió a Guatemala  once  aviones Arafa,   diez blindados, 1500 fusiles Galil,  88 cañones y lanza granadas  además de 170 toneladas de  pertrechos  militares.  Por otra parte,  la empresa de la industria electrónica israelí tradicional que produce medios militares ha construido, en la zona guatemalteca  de  Alta  Oravas,   una fábrica de estos  medios que  ya  producen  a  plena capacidad lo que se puede considerar  como  un paso para producciones militares de mayor envergadura en el  país pues  esta  compañía  planea en un futuro próximo  fabricar  allí fusiles Ouzé y Galil, además de aviones Kfer.(24)

 El  Instituto  Internacional  de  Investigaciones  Pacíficas   de Stocolmo  apreció  que  el 80% del total de compras  bélicas  del ejército salvadoreño de 1972 a  1980 fue procedente de Israel.  En 1981  la  importación  hacia este  país fue  de 21  millones  de dólares.  En  1983 Issac Shamir,  actual Primer Ministro israelí anunció  la  disposición  de su  gobierno a  aumentar  hasta 18 millones  de  dólares al año s ayuda militar al régimen  salvadoreño en su combate contra los rebeldes.

 El  9  de diciembre de  1982 el Ministro de Estado  israelí  Ariel Sharon  visitó  a  Tegucigalpa donde,  a  solo  cuatro  meses  de protagonizar  las  masacres  de Sabra y  Shatila,  firmó  con  su homólogo  Gustavo Álvarez un acuerdo según el cual se entregan al país centroamericano doce aviones militares,  Kfir,  una estación de  radares y otros instrumentos militares además se  realizó  un diálogo  sobre  el  envió a Honduras de otros 50 expertos  en  la materia de la represión en las ciudades y el campo, esos acuerdos fueron condenados por el Comité Cristiano de los Derechos Humanos en Honduras.

 El periódico norteamericano New York Times aseguró en su  edición el  20 de julio de 1983 que, según informes oficiales del ejército estadounidense, parte de las armas enviadas por Israel a Honduras será entregada a la contrarrevolución nicaragüense.   

 El  periódico  The  Washington Post aseguró por  otra  parte  que Israel  y Estados Unidos realizaron un plan "defensivo"  para  la parte norteña de Costa Rica fronteriza con Nicaragua donde participan  treinta especialistas israelíes,  fueron entregados a  los guardias  rurales  de Costa Rica 500 fusiles Galil,  el  gobierno israelí,  que padece de la mayor  deuda del mundo per cápita, donó además  una  suma de · millones de dólares que  depositó  en  el Banco  Nacional de Costa Rica para reforzar la presencia  militar de este país en las fronteras con Nicaragua.

 La revista norteamericana,  Central América Report,  en su número de  diciembre  de 1983 aseguró la presencia de 300  expertos  y especialistas militares israelíes en Guatemala que laboran en los medios  de  la guerra psicológica,  el  terrorismo  político,  el entrenamiento,  las torturas e interrogaciones. Un número similar labora en El Salvador. Según fuentes bien informadas a finales de 1983  cerca  de tres mil personas de América  Latina  han  pasado cursos de entrenamiento en Israel.

 Tomando  en cuenta estas concretas cifras podemos dar una idea de la  dirección  que  toma la prensa oficial en los  países  de  la dictadura militar»  como ejemplo hemos traído el diario El  País, vocero  oficial de la dictadura que existía en Uruguay antes  del establecimiento de un gobierno democrático.

 En su empeño de justificar la agresión y los crímenes perpetuados por  los  sionistas y sus agentes en los campamentos de  Sabra  y Shatila, dijo El País en su edición del 5 de octubre de 1987: "la    matanza  de los civiles palestinos en los campamentos de refugia­ dos en Shatila y Sabra, en las afueras de Beirut, es una ensenada y brutal expresión del viejo odio entre cristianos y  musulmanes.

 La  presencia del ejército israelí provocó la duda sobre su diligencia par evitar.(25)

 Se  ha comprobado en la práctica que la única manera  de  ponerle fin  a esta forma de penetración sionista en los medios de infor­mación  de los países latinoamericanos es el triunfo del  proceso populares  y  democrático  en  cada uno de ellos.  El ejemplo más elocuente lo constituye el triunfo de la revolución sandinista en Nicaragua.  Vale también destacar el papel de las fuerzas progresistas de vanguardia en todos los países latinoamericanos en esta batalla y en particular del propio movimiento antisionista  judío que valientemente alza su voz para condenar el bandalismo israelí en  todas  sus  formas pese a la violenta  represión  sistemática desatada contra sus modestos medios.

 Durante  la guerra de los seis días,  en 1967 el periódico  judío progresista  del  mismo  Uruguay,   Unzer  Fraint,   dilucidó  la verdadera esencia de aquella vil agresión:  la respuesta sionista a  este  grupo fue la colocación de una bomba  que  destruyó  las instalaciones  de aquel periódico.  Esto demuestra la importancia que tienen y el peligro que representan estos diarios en la lucha contra las mentiras difundidas por el sionismo en las naciones del continente.(26)

 El  control,  el dominio y la influencia del sionismo  sobre  los medios de difusión masiva y la opinión pública en América Latina, a  través de sus publicaciones que sobrepasan los cien periódicos y revistas,  a través de la publicidad cono medio de presión  del poder  financiero,  a través de la asistencia militar de Israel y los contratos culturales  realizados  con los gobiernos e  instituciones  educacionales  de estos países resulta como un  círculo férreo del sionismo en esta esfera, sé tomamos en cuenta, además, la dependencia del sistema informativo latinoamericano con   res­pecto  al complejo informativo de Estados Unidos y a s vez,  los vínculos de este último con el capital financiero sionista en los propios consorcios de Norteamérica.(27)

 Sin  embargo junto a los medios anteriormente mencionados  acuden los sionistas a otro instrumento de vital importancia, sobre todo sé  tenemos  en cuenta que forma parte de un complejo  equipo  de propaganda,  dirigido  directamente  por expertos de  la  rama  y funciona  como  una aguja de brújula que orienta las  direcciones informativos del sionismo en cada momento.

 Nos  referimos  a las tareas  de difusión   que  desempeñan   las  misiones diplomáticas de Israel en los países del continente.  El Ministerio  de Relaciones Exteriores del Estado Sionista,  cuenta con  equipo integral de  propaganda considerado  la columna  vertebral de las campañas de prensa de Israel dirigidas al exterior, en toda ocasión esas embajadas realizan el papel del  coordinador de  las  campañas realizadas por los consorcios sionistas  en  la región.

 Las misiones diplomáticas de Israel en América Latina se encargan de  estimular  la emigración judía hacia "la  tierra  prometida", orientar  la recolecta de fondos monetarios de la comunidad judía en  cada  país,  y acudir a todos los medios  para  reafirmar  la representación legítima del Estado Sionista o de todos los judíos del mundo.

 Estas embajadas orientan la distribución de una serie de comentarios  y reportajes relacionados con los avances y logros alcanzados por Israel, y otros que tratan sutilmente los últimos acontecimientos del Medio Oriente.  Se encargan además de distribuir el boletín de la oficina de prensa del Primer Ministro israelí a los periódicos,  cadenas  radiales y televisivas en toda  la  América Latina; las   69 estaciones radiales del continente sur que colaboran  con  "La Voz de Israel" recibe las grabaciones de  programas realizados  en idioma español a través de estas  misiones  diplomáticas.(28)

 Estas  representaciones  llegaron a ser,  en  algunos  casos,  el último  instrumento de la propaganda sionista,  a través del cual realizó,  aunque  de forma parcial,  algunas de las tareas  antes mencionadas.  En Cuba la embajada de Israel,  como cualquier otra embajada  acreditada en el país,  emitía sus  declaraciones  oficiales,  celebraba  conferencias de prensa y distribuía sus boletines  informativos relacionados con los acontecimientos  que  le serán de interés.

 Estas  actividades  a  las  que acude  el  sionismo  como  último recurso,  recibieron un golpe definitivo cuando el gobierno cubano decidió -por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel  Castro- dar un  ejemplo  y  ser el primer país del  continente  americano  en romper  relaciones  diplomáticas con Israel,  con lo que hace  de ésta la única vez que Cuba rompe, por s parte, relaciones con un país desde el triunfo de  1959.

 La  Nicaragua Sandinista tampoco vaciló ante la exigencia de  tan urgente  tarea,  y  al poco tiempo de s triunfo  decidió  romper todos los vínculos establecidos por el gobierno de Somoza con  el estado  de Israel,  los grandes capitalistas judíos comprometidos con  Somoza salieron del país ante el temor a las represalias  de las masas, acusando al gobierno popular de antisemita.

 Debido  al  lugar  que  ocupa  en  América  Latina,  el  sionismo aprovecha  el  proceso de concentración y centralización  de  los monopolios,  de  los medios de comunicación y el dominio  de  sus capitales sobre estos medios,  en la esfera de la propaganda,  el sionismo  lleva  a cabo sus planes a través de varias  formas  de control y penetración directa o indirecta:

 1. Según el poder económico sionista sobre los medios de difusión masiva.  Aparte  de s penetración a través de los consorcios, de la industria cultural del Occidente,  el poder financiero directo sobre la mayoría de los medios informativos puede ser considerado como   uno  de los principales  fenómenos  que marca  el  control  sionista en la esfera de la propaganda.

 2. Según  el nivel de  colaboración en la esfera cultural con las instrucciones  nacionales  de educación y cultura.  Un método  de penetración sionista  en la esfera de información y propaganda en América Latina es a través de contratos,  colaboración y acuerdos oficiales y no oficiales realizados por los ministerios,  centros pedagógicos, universidades, colegios, etc.

 3.  Según el poder  publicitario.  Acuden  los sionistas  al valor instrumental que asume el control del aparato publicitario en los países capitalistas para llevar a cabo sus planes.  Y aunque toda la  comunidad  judía -incluyendo los  capitalistas  sionistas- no pasan  de  algunos miles de personas,  sus  empresas,  en  muchos casos,  son  las  encargadas  de  hasta el 80%  de  los  anuncios comerciales de toda la prensa de una cuidad capital.

 4. Según  la influencia de los acuerdos militares. No debe concebirse  la dominación cultural sionista en América Latina  alejada de la existencia técnico militar que brinda el mal llamado "Estado  Judío" a las dictaduras militares del continente.  Pues  ésta es,  en sí, la puerta expresiva de la armonía entre las ideas del sionismo y los gobiernos títeres de la administración norteameri­cana en la zona.

 5. Según   el  nivel de las relaciones diplomáticas   establecidas entre los estados.  Junto a los medios anteriormente mencionados, acuden los sionistas a otro instrumento de vital importancia;  la difusión a través de las misiones diplomáticas de Israel en  cada uno  de  los países del continente,  para lo cual cuenta  con  un equipo  complejo de propaganda dirigido directamente por expertos de la rama.

 Se  ha  probado en la práctica que al única forma de  acabar  por completo  con  todas las formas de penetración  sionista  en  los medios  de información y s influencia en la opinión pública  del continente,  radica  en  el triunfo de los procesos  democráticos revolucionarios  en cada uno de los países del área.  El  ejemplo más  elocuente  es el paso dado al frente por  los  gobiernos  de Cuba,  Nicaragua  y Guyana que al cortar todo tipo de  relaciones con el estado de Israel, eliminaron de raíz las formas de trabajo ideológico sionista en sus territorios.

 Es  necesario destacar la importancia de la labor del mismo movi­miento progresista judío en el continente,  el cual en más de una ocasión, ha levantado su voz para condenar el vandalismo sionista en  todas  sus  formas pese a la  violenta  represión  sistemática desatada contra sus modestos medios.

 Pero indudablemente desempeñan un papel fundamental en esta lucha las  organizaciones de vanguardia de los países latinoamericanos, por  el  apoyo que dan a la incorporación de los  judíos  en  los procesos sociales de sus respectivos países,  a través de lo cual evitan  que éstos sean engañados,  desafiando así los planes  del sionismo.

 PALESTINA EN AMÉRICA LATINA.

 Los  avances  democráticos y triunfos populares en el  continente son factores imprescindibles para frenar el papel desempeñado por los  sionistas en esta región,  al igual que han  demostrado  ser condiciones  previas,   paralelamente,  para  el  avance  de  las relaciones  de amistad y solidaridad entre los pueblos de América Latina, el mundo árabe y su causa fundamental, Palestina.

 Las  relaciones  entre los pueblos árabes y  latinoamericanos  ha comenzado  desde  la emigración árabe  hacia  Hispanoamérica  que inició  en 1860  desde las costas del Líbano,  Siria y  Palestina, como respuesta a la política de los últimos soberanos del imperio turco  Quiénes habían sumido en la decadencia técnico-económica y social a las tierras árabes ocupadas por los turcos.(29)

 En 1860  salieron de Belén, ciudad palestina cercana a Jerusalén, los primeros emigrantes árabes hacia el continente,  poco a  poco esta  corriente  se  fue  engrosando  con  árabes  de  diferentes regiones  del Líbano,  Siria y Palestina,  de 1800 a 1900 se pudo identificar la salida de  60 mil emigrantes sólo desde puertos del Líbano  y Palestina,  pero no se tomaron en cuenta las  numerosas salidas clandestinas y los embarques por los puertos egipcios,  de 1900  a 1914,  la emigración aumentó,  y aunque no  se  llevaron estadísticas  exactas,  se cree que el número de  emigrantes  fue superior al de un millón.(30)    

 Entre  1920 y 1945 varios países árabes fueron independientes, por lo   que   la   emigración   árabe   hacia   América   disminuyó considerablemente.  En la actualidad en Argentina la comunidad de origen  árabe representa el 0,4% del total de la población de  la población,  en Brasil el  0,1% en Venezuela 0,1%, en Colombia son unos  cinco  mil,  y  en Chile representan  el 0,1% .(31)

 A  pesar de tener sus raíces en las emigraciones árabes y  palestinas al nuevo continente,  desde finales del siglo pasado, tales lazos  comenzaron sus expresiones concretas sólo a principios  de la década del setenta.

 Cuba  fue el primer país de todo el continente en dar un paso  en este  sentido,  cuando  s máximo dirigente,  Fidel  Castro  Ruz,  anunció en ocasión de la Cuarta Cumbre de los Países No Alineados en Argel la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Israel.

 Este  significativo acontecimiento de romper relaciones  diplomáticas con un país por primera vez,  de parte del gobierno cubano, dio  inicio inmediato a la relaciones oficiales con la OLP  y  la inauguración  de s representación en el mismo lugar que  ocupaba la embajada del Estado Sionista hasta entonces.

 Las  relaciones con los palestinos no se limitan sólo al nivel de la representación diplomática  que después de la invasión sionista del   82 se elevó  al de embajada,  sino también en la ayuda que le  brinda  en la formación de cuadros académicos  en  diferentes renglones de la ciencia.

 Otros instrumentos de la solidaridad cubana con la causa palestina lo constituyen la organización de solidaridad con los  pueblos de Asia,  África y América Latina, el Instituto Cubano de Amistad con  lo Pueblos y la recién creada Asociación de Amistad  Cubano-Árabe,  formada  por  personalidades destacadas,  varios  de  los cuales son de origen árabe.

 Estas Instituciones junto a la Unión Árabe de Cuba,  que agrupa a la  comunidad árabe en Cuba,  son los encargados de promover  los actos de solidaridad en las diferentes fechas nacionales establecidas.

 La sólida amistad de Cuba con la resistencia palestina se puso de relieve en momentos difíciles como aquellos cuando en 1982 Isidoro  Malmierca,  fue  el único canciller que entró a  Beirut  para llevar  el  mensaje  solidario de La Habana  a  los  combatientes palestinos  bloqueados por las tropas israelíes durante más de  80 días.

 El problema palestino cuenta también, con el apoyo de Cuba en los eventos  internacionales,  una  muestra fiel de ello  fueron  las palabras que dijo al respecto, en la XXXIº Asamblea General de la Naciones Unidas,  el máximo dirigente cubano en calidad de presi­dente de los países no alineados.

 En aquella ocasión dijo Fidel;  "No puedo recordar nada más parecido en nuestra  historia  contemporánea que  el desalojo,   persecución y genocidio que hoy realiza el imperialismo y el sionismo contra los palestinos,  despojados de su tierra, expulsados de su propia patria".

 Continuó Fidel; "Dispersados por el mundo, perseguidos y asesinados, los heroicos palestinos constituyen un ejemplo impresionante de abnegación y patriotismo, y son un símbolo vivo del crimen más grande de nuestra época.

 Los primeros años de la década del  70 vieron también el inicio de las  relaciones de la OLP con el Frente Sandinista de  Liberación Nacional,  cuando éste aún luchaba en la clandestinidad contra la dictadura de Anastasio Somoza.

 En  esta  misma década la comunidad árabe en  Nicaragua  creó  un comité clandestino para recaudar fondos para la revolución palestina, la vida de esta agrupación duró menos de un lustro, pues la dictadura  somocista detuvo los cinco dirigentes que  coordinaban su trabajo,  después de meses de presión en las cárceles de Somoza,  su  primer  líder fue enviado a Jordania y entregado  a  las autoridades monárquicas,  los otros miembros de esta comisión fueron  expulsados de Nicaragua hacia diferentes países,  por lo que desde entonces se paralizó la labor de esta comunidad.

 No  es  hasta  el triunfo de la revolución  sandinista  que  esta comunidad  vuelve  a  organizarse y mantener  contactos  con  sus países de origen y con la causa palestina.  Esta comunidad  envió el  mismo  día  del  triunfo sandinista en  1971  un  mensaje  de felicitación   y  apoyó  al  gobierno  revolucionario  por   este trascendental acontecimiento  del pueblo nicaragüense.

 Este mismo día comenzaron las gestiones para la inauguración  del llamado  club  árabe  palestino que se pudo  instaurar  en  1980, duran‑te  la visita del Presidente del Comité Ejecutivo de la OLP, Yaser Arafat,  la comunidad palestina propuso este club para  que fuera la cede   de  la  OLP.  Su inauguración fue presenciada por los  líderes  del  pueblo  palestino y  altos  dirigentes  de  la revolución sandinista.

 El  triunfo de la revolución nicaragüense significó de  inmediato el cierre de la embajada de Israel en este país centroamericano y la  apertura  de la representación diplomática de la  resistencia palestina que más tarde fue elevada a nivel de embajada.

 Entre  los  pueblos de Palestina y Nicaragua existe una  estrecha colaboración en el ámbito político,  cultural y económico, en los lugares  más  apartados  de  esta  nación  trabajaron  médicos  e ingenieros de la OLP.

 Un  hecho  trascendental que habla por sí de la solidez  de  esta relación  es  el hecho de que Yaser Arafat,  máximo  jefe  de  la resistencia palestina, fue la primera personalidad extranjera que visitó   Nicaragua  después del triunfo  revolucionario de   este pueblo.

 En  el mismo período de lucha comenzaron las relaciones de la OLP con  el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional  y  el Frente  Democrático Revolucionario de El Salvador.  Los  vínculos con  la revolución salvadoreña se establecieron también por medio de relaciones bilaterales  con  organizaciones como  el   Partido  Comunista  el  cual  realizó a través de su  Secretario  General, Shafic  Handal,  una visita de solidaridad a los  campamentos  de refugiados palestinos en el Líbano, en 1981.

 Las  relaciones  de amistad de los pueblos de América Latina  con Palestina  fueron estimulados de cierto modo,  por  los  triunfos alcanzados  por la resistencia palestina en el seno de la organi­zación de Naciones Unidas.

 En  la Resolución 3237 de la Asamblea General de la ONU de 1974, la  OLP  es aceptada como miembro observador  y  reconocida  como único  representante del pueblo palestino,  el documento reafirma "La  legitimidad  de la lucha de los pueblos para  liberarse  del dominio  colonial  extranjero,  por todos  los  medios  posibles, inclusive la lucha armada".

 Esta postura de las Naciones Unidas,  más el compromiso del Movimiento  de Países No Alineados a apoyar al pueblo palestino en su lucha por la liberación de su patria,  garantizaron una cobertura internacional  al  establecimiento de relaciones de  la  OLP  con América Latina. Algunos países del continente comenzaron a permitir  la  apertura de oficinas de información para la  resistencia palestina,  sin embargo la gran mayoría no pudo hacerlo hasta  el  triunfo de los procesos democráticos en sus respectivos países.

 De modo que la resistencia palestina tiene hoy relaciones a nivel de  embajada  con Cuba,  Nicaragua y Bolivia,  tiene oficinas  de información en México, Brasil, Perú y Guyana, en este último país se supo por medios diplomáticos de la posibilidad,  en un  futuro próximo, de elevar esta representación a nivel de embajada.

 En Argentina,  Venezuela y Panamá se realizaron gestiones de alto nivel  por  parte de la dirección palestina con los gobiernos  de estos  países,  para  tales fines se  realizó  recientemente  una visita del jefe del Departamento Político de la OLP, Faruk Alcadumi, a Venezuela.

 El  establecimiento de relaciones con estos países son  enfrentar grandes  presiones  por parte de los  monopolios  sionistas,  que realizan  su  considerable poderío económico en estas naciones  al servicio de los intereses de Israel y Estados Unidos.

 Estas  presiones,  según  observadores  argentinos,   sólo podrán  retrasar un poco  el reconocimiento oficial de la OLP que ha sido reclamado  en  varias ocasiones  por partidos   y  personalidades  políticas de vanguardia en el país.

 En esta nación después de la apertura democrática,  se creó,  con el  apoyo de varias figuras progresistas,  el Comité Argentino de Solidaridad  con Palestina,  que como parte de  sus  actividades, envió  una  carta  al Presidente Raúl Alfonsín donde  reclama  su reconocimiento  a la OLP como único y legítimo representante  del pueblo  palestino  y  por  ende  asegurarle  una   representación diplomática   en   Buenos   Aires,   firmaron   esta   carta   45 organizaciones  políticas,  académicas  y  sindicales  entre  los cuales figuran:

 - Madres de la Plaza de Mayo.

 - Abuelas de la Plaza de Mayo.

 - Federación de Estudiantes Universitarios.

 - La Juventud Demócrata Cristiana.

 - La Liga de Jóvenes Argentinos por los Derechos Humanos.

 - Frente de Derechos Humanos.

 - Facultades de Derecho.

 - Facultades   de  Ciencias  Políticas  de  las   Universidades Nacionales.

 - Partido Socialista Cristiano.

 - Partido Socialista del Pueblo.

 - Partido Comunista Revolucionario.

 - Partido de los Trabajadores y el Pueblo.

 - El Partido Socialista A.

 - Familiares   de   los  Desaparecidos  y  Presos   Políticos   y Sindicales.

 - Partido Comunista.

 - Movimiento Internacional por los Derechos Humanos.

 - Movimiento Latinoamericano por la Paz y la Justicia.

 - Comité   Argentino  de  Solidaridad  con   Palestina.(32)

 El  Comité  Argentino  de Solidaridad con Palestina  organizó  en Agosto  del  87 un encuentro entre la comunidad  palestina  y  la comunidad  judía  no  sionista de Argentina donde  condenaron  al sionismo  y  enviaron  cartas al Secretario General  de  la  ONU, Javier  Pérez de Cuellar y al Presidente del Comité Ejecutivo  de la  OLP,  Yaser Arafat,  apoyando  la celebración  de  una   Con­ferencia Internacional por la Paz en el Medio Oriente.

 La  presencia  palestina en América Latina se refleja  también  a través  de las relaciones que se establecen con los fundamentales partidos progresistas y movimientos de liberación nacional de  la región.

 El  alcance de estos vínculos se hace evidente cuando se invita a la  Organización para la Liberación de Palestina a participar  en la reunión constitutiva de la coordinadora de los partidos socialistas de América Latina, celebrada en Uruguay a finales de  1985.

 El  encuentro de Uruguay que agrupó a 15 partidos del  continente reconoció  a  la OLP,  como único y  legítimo  representante  del pueblo  palestino,  y condenó las agresiones de Israel y el movimiento  Chiíta  Amal contra los campesinos de  refugiados  en  el Líbano.

 Por otra parte el XVIIº Consejo Nacional Palestino -parlamento en el  exilio- celebrado  en Argel,  del 20 al  27 de Abril  del   87, dilucida aún más el nivel alcanzado por las relaciones de la  OLP con las fuerzas democráticas de la región.

 A este evento,  asistieron como invitados,  delegaciones de alto nivel del partido y el gobierno cubano,  de la dirección nacional del Frente Sandinista para la Liberación Nacional de Nicaragua  y una representación gubernamental boliviana.

 Asistió  también  al  CNP una delegación  peruana  presidida  por Alfonso  Barrantes,  Presidente de la Izquierda Unida del Perú  y alcalde  de Lima,  la capital,  y una delegación parlamentaria  y política de la izquierda de Brasil.

 La  delegación del Movimiento Democrático Popular de Chile agrupó representantes del Partido Comunista,  el Movimiento de Izquierda Revolucionaria,  entre otros, y fue encabezada por German Correa, miembro  del  Buró  Político del Partido Socialista  de  Chile  y presidente del MDP.

 Al XVIIº del CNP,  asistieron representantes del Partido Colarado y  del Parlamento de Uruguay,  del Partido Demócrata Cristiano de Venezuela,  del Partido Vanguardista Popular de Costa Rica,  y el director de la revista brasileña Cuadernos del Tercer Mundo.

 De México participaron el Secretario General del  Partido  Socia­lista Unificado de México y el Jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Vanguardia Popular de México.

 Al encuentro palestino de Argel asistieron también representantes de  la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca,  y del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de  El Salvador.

 La  participación  de estas delegaciones latinoamericanas  en  el máximo  encuentro  parlamentario palestino  propició,  según  los propios delegados,  la consolidación de las relaciones solidarias y promete óptimas condiciones de s avance con el tiempo.

 Otros  vínculos  de importancia para la  presencia  palestina  en América  Latina lo constituyen los contactos establecidos por  la Unión General de Estudiantes Palestinos con entidades iguales del continente.

 La  agrupación  juvenil palestina estableció relaciones  con  los estudiantes  de las organizaciones políticas que  mantiene  lazos con  la  OLP  y pudo además estrechar sus  propios  vínculos  con nuevas instituciones.

 Otro aspecto que refleja el ímpetu de los palestinos por intensi­ficar  sus relaciones multifacéticos con todos los pueblos  lati­noamericanos  lo  constituye  la joven pero activa  labor  de  la comunidad palestina en el continente.

 Existe  cerca de medio millón de palestinos dispersos en diferentes países de América Latina,  entre nacidos y descendientes,  de los  cuales más de la mitad se encuentran en Chile,  y 50 mil  en Brasil.

 Desde  principios de la década del 80 esta comunidad  comenzó  un proceso  de  agruparse con el propósito de propagar  el  problema palestino  y propiciar las relaciones de los pueblos latinoamericanos con la OLP.

 La primera sesión del Comité Ejecutivo de la Confederación Pales­tina Latinoamericana y del Caribe fue celebrada el 11 de  noviembre de 1984 en Madrid, España, y cuenta hoy con más de 15 asociaciones y federaciones de diferentes países del continente.

 Las agrupaciones palestinas de diferentes países,  según los pro­pios  documentos  de  esta entidad funcionan  en  Brasil,  Chile, Colombia,  Bolivia, Perú y Argentina: y sus labores fundamentales consisten en consolidar su unidad, sus vínculos con los movimientos  patrióticos  en sus respectivos países y  desarrollar  actos políticos y culturales de solidaridad con el pueblo palestino.

 La preocupación de los palestinos por afianzar sus relaciones con los pueblos de América Latina  del Sur  viene dado por las condiciones  similares  de  vida y la común lucha  por  la  liberación nacional,  pero  también  existen hechos concretos que invitan  a crear estos vínculos.

 El  21 de noviembre de  1947 la sociedad de Naciones Unidas, resolvió crear un estado judío en Palestina, sin que en ningún momento sus habitantes fueran consultados al respecto, pues vivían entonces bajo el mandato colonial británico.

 La  consecuencia  de  esta Resolución fue expulsar a  más  de  un millón de palestinos de sus hogares para crear el estado sionista de Israel.

 De los   95países miembros de las Naciones Unidas  33  votaron  a favor del documento,  13 en contra y 10 se abstuvieron: más de la mitad de los países que apoyaron la Resolución eran  latinoamericanos  y la mitad de los países que votaron por la integración de Israel en la máxima organización mundial eran de América Latina.

 La  ausencia  de lazos que unieran el  Movimiento  de  Liberación Nacional  Árabe con los pueblos del continente,  más los vínculos neocolonialistas  de estos países con Estados Unidos y Gran  Bretaña fueron los motivos fundamentales de tales votos.

 Pero en la actualidad,  cuando el continente comienza a vivir una lucha  candente  en  el  ámbito  político,  social,  económico  y cultural,  se imponen nuevas alianzas entre las fuerzas que padecieron durante años del mismo mal.

 Sin embargo,  existen muchas dificultades aún,  ante el avance de las relaciones fraternales entre los pueblos árabes y de  América Latina,  pues  además  de la labor negativa que realizan  las  30 representaciones  diplomáticas  de Israel en el continente y  sus vínculos militares con los regímenes antipopulares de la  región, el  sionismo acude al poder de sus monopolios intermediarios,  la industria bancaria y los servicios, además de s influencia en la opinión  pública a través de los medios de comunicación bajo  su dominio.

 Esta   correlación  de  fuerzas,   algo  desventajosa  para   las relaciones  de solidaridad entre los latinoamericanos y el  mundo árabe  pone  a  ambos  pueblos ante el  reto  de  desafiar  estas dificultades en la misma trinchera de lucha donde la fuerza de la amistad  es  principal y el avance de los  procesos  democráticos populares es una garantía decisiva.

 LAS NACIONES UNIDAS Y

LA REBELIÓN DE GHAZA Y CISJORDANIA EN EL CONTINENTE.

 Los  vínculos actuales llegaron en los últimos tiempos a  niveles que muestran la posibilidad de vencer los obstáculos del sionismo e Israel en este sentido, partiendo de las diferentes expresiones de  solidaridad  con  el pueblo palestino  a  niveles  populares, oficiales o a través de manifestaciones de apoyo en los recientes eventos internacionales.

 Un acto masivo de solidaridad latinoamericana con el mundo  árabe y   con  los  palestinos  tuvo  lugar  en  la  máxima   identidad internacional,  durante  el  cuadragésimo  periodo  ordinario  de sesiones  de la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada en la cede, New York, el miércoles 2 de marzo de 1988.

 En esta reunión fue aprobada la Resolución 42/230 que dice en  su segundo párrafo; "Reafirma" que la Misión Permenete de Observación de Liberación de Palestina ante las Naciones Unidas en Nueva York está  cubierta  por  las disposiciones  del  Acuerdo  entre   las Naciones  Unidas  y los Estados Unidos de América relativo  a  la Cede de las Naciones Unidas, que la Organización de Liberación de  Palestina tiene derecho para establecer y mantener locales  e instalaciones  funcionales  adecuadas y que se debe  permitir  al personal  de la misión entrar y permanecer en los Estados  Unidos para desempeñar funciones oficiales".

 148  países  del  mundo apoyaron esta resolución  contra  Estados Unidos e Israel, los cuales no pudieron, en este caso, impedir el voto de 25 estados de América Latina a favor de esta  resolución, entre ellos mencionamos:  Argentina,  Bolivia,  Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Guyana, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela,  mientras  del continente no votaron países,  como  El Salvador  y  Haití,  hasta  este último afirmó  a  la  secretaría posteriormente, que tenía de votar a favor.(33)

 Aunque  la  mayor  parte de las intervenciones de  la  región  se limitaron  en el evento al aspecto jurídico y no a la justa causa del  pueblo  palestino,  no  cabe  de  que  fue  una  muestra  de resistencia  ante las presiones estadounidenses e  israelíes  que gracias  a  la unánime posición de la comunidad  internacional  y dentro de ella la sudamericana,  Washington y Tel-Aviv, se vieron aislados  una  vez  más ante el triunfo del derecho  palestino  a llevar la voz de la verdad a los oídos de toda la humanidad.

 Algunos  dirán  que esta votación no fue tanto en defensa de  los derechos  palestinos  como  de la Carta  Magna  de  las  Naciones Unidas,  podemos  acudir a muestras elocuentes sobre el  relativo avance de la posición latinoamericana con vistas al conflicto del Medio Oriente.

 Para  poder esta realidad deberíamos de examinar las  expresiones de  los diferentes países del continente respecto a  la  rebelión palestina  de  los territorios ocupados de Ghaza y Cisjordania  a través del Consejo de Seguridad, y en la Comisión de los Derechos Humanos celebrada en Ginebra a principios del presente año.

 En  el Consejo de Seguridad es de mencionar el apoyo de Argentina y  Venezuela,   como  representantes  de  América  Latina,  a  la Resolución 605 aprobada en la sesión del 22 de diciembre de 1987, con 14 votos a favor,  ninguno en contra la abstención de Estados Unidos.

 La  Resolución  605 lamenta en su primer párrafo las políticas  y prácticas  de Israel que violan los derechos de los palestinos en los territorios ocupados y en particular que el ejército  israelí haya  abierto  el  fuego,  causando muertos y heridos  entre  los civiles palestinos indefensos.

 Posteriormente  fue  igual el apoyo de Argentina y Brasil  a  las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, 607 de la sesión del  5 de enero del 88 y 608 de la sesión del 14 de enero del  88 aprobadas con el mismo resultado anterior, donde en la primera se exhorta a Israel abstenerse de deportar civiles palestinos de los territorios ocupados,  mientras en la segunda se insta al  estado sionista  a  que deje sin efecto la orden de deportar  a  civiles palestinos  y  a  que asegure que los ya  deportados  vuelvan  de inmediato   y  en  condiciones  de  seguridad  a  los  territorios palestinos ocupados.

 Con  relación  de Cisjordania y Ghaza,  podemos apreciar  que  la actitud  solidaria  de Argentina rebasó el simple  apoyo  en  las votaciones  a favor de las tres Resoluciones antes mencionados ya que  fue  además  país  copatrocinado  junto  a  Argelia,  Nepal, Senegal,  Yugoslavia y Zambia,  seis países que habían presentado anteriormente  el  proyecto  de Resolución 19466  vetado  por  los Estados Unidos de América el 1  de febrero de 1988.

 Podemos ver que las posiciones de Argentina,  Brasil y  Venezuela no  se limitaron en el Consejo de Seguridad de la ONU a  defender los  derechos humanos del pueblo palestino,  sé no en  reiteradas ocasiones  se  pronunciaron en pro de su vanguardia de  lucha  la Organización  para la Liberación de Palestina pese a la  negativa norteamericana   o   la  abstención  de  las  grandes   potencias occidentales.

 Nos  referimos  a  las situaciones que realizan en  la  cede  del Consejo de Seguridad al iniciar sus reuniones de trabajo respecto a la participación o no de la OLP en los debates relacionados con la situación en los territorios ocupados,  actitud que se  ejerce en  conformidad con las practicas del Consejo con una votación  a una  propuesta  de invitación presentada por parte de uno de  los quince miembros de esta instancia.

 Al  comienzo  de  la  97a  sesión  del  Consejo  de  Seguridad celebrada en New York el 11 de diciembre de 1987 el representante de  los Emiratos Árabes Unidos ante la ONU solicitó  del  Consejo extender una invitación al Sr.  Zehdé Terzi, observador permanente de la OLP ante las Naciones Unidas para participar en los debates de  esta  sesión dedicada a los territorios árabes  ocupados  por Israel.

 Después  de  la intervención negativa a esta solicitud por  parte del  delegado  norteamericano,  la propuesta fue  sometida